sábado, 26 de junio de 2010

Cerrado por vacaciones


¡Hola a todos!

Perdonad por la desaparición de la última semana. Quería haber escrito hace días pero, aunque parezca mentira, y aunque he estado de vacaciones, no he parado un  minuto y, encima, durante algunos días no he tenido siquiera conexión decente a internet.

Mi primera impresión tras salir del examen, hace ya casi una semana, fue más nefasta que otra cosa. De hecho, durante todas las horas siguientes, después de corregirme el examen Código en mano (todas aquellas preguntas que podían resolverse con los Códigos, que en Constitucional y Penal no eran ni mucho menos la mayoría), era de cabreo absoluto. No porque tuviese muchos errores, sino por todas las preguntas que no era capaz de corregir ni siguiera con el material delante.
Con los días, sin embargo, la sensación fue mejorando. Una vez tuve las respuestas oficiales delante y vi que casi no había fallos, me tranquilicé un poco. Eso sí: mi nota, irremediablemente, va a ser más baja que la del año pasado porque, aunque tenga muy pocos fallos, también respondí muchas menos preguntas que el año pasado. Pero bueno, el tener peor nota que el año pasado no significa que esté por debajo de la nota de corte que, a fin de cuentas es lo que cuenta, ¿no? Es cierto que me gustaría ir más holgada. Que los próximos días (esperemos que pocos) en que estemos esperando la nota, los pasaría mucho más tranquila de lo que los voy a pasar si pensase que me sobran puntos. Porque, aunque espero que la nota de corte sea semejante a la de año anteriores, hasta que no se publique, nada es ni mucho menos seguro. ¡Pero esperemos que haya ido bien! :) 

¿¿Cómo os ha ido a vosotros?? 

Espero que haya ido bien y que, quienes hayáis decidido coger unos días libres podáis verdaderamente descansar. ¡Aprovechad, que en cuanto te pones a estudiar para el oral necesitas todas las energías del mundo!

Por otra parte, tengo que decir que, después del bajón del examen, el subidón no lo tuve al día siguiente con la salida de las respuestas oficiales, sino mucho antes. Lo tuve el mismo domingo, a partir de las nueve de la noche, durante la cena post-test que hicimos en Barcelona y en la que tuve la increíble suerte de participar gracias a Mery
Os lo aseguro: a las ocho y media no podía estar de peor humor, más disgustada. Y me daba algo de palo ir a la cena sin conocer a nadie, todo hay que decirlo... Pero, aunque no nos conocíamos en persona hasta esa noche y aunque hablamos (y bastante) del examen de ese mismo día, fue juntarme con ellos y cambiar el chip, sentirme a gusto, reir, comentar, compartir... ¡Fue genial! De verdad, a todos los que lo leáis: GRACIAS. Porque esa noche cuando volví al hotel volví con una sonrisa y eso parecía impensable unas horas antes. 

Y es que parece mentira lo importante que son los compañeros en la oposición. Porque, por mucho que tengamos la comprensión y el apoyo de nuestra pareja, de nuestra familia y de nuestros amigos (que para mí es esencial), ese punto de complicidad y la sensación de que el otro sabe verdaderamente lo que estás viviendo (al menos, a nivel "opositoril", claro) es difícil de encontrar si no es en personas que han vivido situaciones semejantes, que llevan tantos años como tu dándose de bruces una y otra vez contra el mismo examen, enfrentándose a los mismos retos y sufriendo golpes semejantes. Y no lo digo en plan victimista. No es que al juntarse un grupo de compañeros de oposición tengan todos que ponerse a llorar a contarse sus penurias. ¡Al contrario! Si algo se respiró en aquella cena, además de compañerismo y buen ambiente, fue buen humor. Lejos de echarnos a llorar (que no sería para menos) por la redacción tan lamentable de muchas preguntas y las ocurrencias de quien había puesto el examen, íbamos comentando, según se nos iba ocurriendo (intercalando otros temas de conversación de lo más variados) lo que habíamos puesto cada uno en ésta o en aquella pregunta, discutiendo el por qué y, en algunos momentos, riéndonos de nosotros mismos y nuestros errores.

Fue genial. De verdad, siento no vivir en la misma ciudad que vosotros. ¡Pero, por suerte, existe internet! Y estáis ahí, dispuestos a compartir tantas cosas desde el otro lado. Y por eso, aun sin conocernos personalmente, cuando nos hemos visto (como la otra noche) o cuando hemos hablado (aunque haya sido sólo por teléfono),  ha sido como si nos conociésemos de toda la vida. Porque tenemos mucho en común además del número de temas estudiados y de horas invertidas en esta locura. 

Muchísimas gracias a todos, a los compañeros que conocí la otra noche y a los que no conozco pero que, ojalá, podamos conocernos pronto, ¡¡a ser posible en la Escuela!! :) (Jaspe, Carteles... ¡tenemos que conocernos y tiene que ser este año!) Porque, si hubo algo que nos nació espontáneamente al despedirnos la noche de la cena fue lo de "¡a ver si volvemos a quedar el año que viene!" Pero, claro, al momento corregíamos: "Bueno... esperemos no volver a quedar el año que viene post-test... ¡Mejor que sea ya como compañeros en la Escuela!"


Los días siguientes, aunque parezca mentira, he estado de vacaciones, pero no he parado. De hecho, después de casi una semana, continúo agotada. Eso sí: han sido días geniales en los que he hecho cosas diferentes. Pero, sobre todo, han sido especiales porque he podido compartirlos con mi hermana, mi novio (en la medida en que el pobre ha tenido algo de tiempo libre) y mi madre ¡Gracias a los tres! 

Y gracias a todos los que habéis estado ahí antes, durante y después de este examen. A los compañeros, pero también a todos los demás, a mi familia y a mis amigos, a los que habéis estado pendientes de mí continuamente. Si algún día llego al final del camino, habréis tenido mucho que ver en ello.

Otra alegría de estos días han sido los aprobados de algunos compañeros (algunos conocidos personalmente desde hace años) y otros no conocidos en persona, pero a los que he leído y seguido muchísimo durante años. Me ha sabido fatal cuando les he visto suspender en otras ocasiones y ahora, de verdad, me alegro al leer su aprobado: Loira, deiure, Laurch9 (a la que tuve el placer de conocer el domingo pasado) Sara-la-opositora... ¡Y tantos otros! Todo gente que ha aprobado tras muchísimo tiempo de esfuerzo y cuya historia anima a continuar, a tener valor y a coger el toro por los cuernos. Además, gente tan estupenda, personas que sabes que de verdad van a desempeñar su función desde la vocación y la honestidad. ¡Enhorabuena a todos! 
Por cierto... En relación con esto último, os anticipo que la próxima entrada de este blog no la escribiré yo, sino uno de esos compañeros cuyo aprobado, como os digo, me ha alegrado especialmente. Seguro que os encantará. De hecho, la entrada está escrita desde hace días, aunque está sin publicar. ¡En breve la tendremos aquí! ;)


Y, bueno... ¡ahora a esperar a que salga la nota de corte! Yo estos días he conseguido desconectar casi al 100% del test. Pero, claro, desde el lunes próximo, que sabemos que en cualquier momento se publicará la nota de corte, supongo que algo más nerviosa sí que voy a estar. ¡Sobre todo si se retrasa mucho! ¡¡Ojalá hayamos tenido suerte todos!! Y ojalá el "curso" 2010-2011 sea un año de celebraciones para todos.

Sólo una cosilla más... Lo siento, pero no puedo irme sin contároslo. ¿Os acordáis de la foto que os enseñé (hecha por mi novio y mi hermano) del mapa de las aulas del examen test en Barcelona? 
Ese mapa, ese sitio, son para mí la viva imagen del "día de la marmota", de la sensación que os describía en el post de hace unas semanas
Justo al lado de donde está ese mapa dejé mi coche aparcado el domingo y allí se quedó hasta que el miércoles lo cogí para marcharme de Barcelona. Pues bueno, no os lo vais a creer, pero en ese mismo sitio, en la puerta del sitio del examen, nada más coger el coche, pinché (o más bien reventé) una rueda. Y allí me tuve que quedar durante hora y pico, esperando a la grúa para que viniera a llevarme a un taller donde cambiar la rueda para poder hacer marcha. ¡Justo allí, a menos de 100 metros de la rampa del edificio que todos los que nos examinamos en Barcelona conocemos a la perfección! Ese sitio en el que siempre tengo ganas de estar el menor tiempo posible. Me pareció totalmente surrealista. Esa hora y cuarto, a 30 grados, al sol, a las dos del medio día, fue la gota que terminó de colmar el vaso: definitivamente... ¡espero no tener que volver por allí!

Dentro de muy poco, volveré al estudio, aunque no será antes de que salga la nota. Entre tanto, os dejo aquí unos "souvenirs" de mi semana vacacional.

¡Besos a todos! ¡Nos leemos pronto!






domingo, 13 de junio de 2010

Una semana

En fin, chicos, en una semana justa habremos terminado ya de hacer el test... ¡Estoy que vivo sin vivir en mí...! :) Pero de verdad. Creo que es de las veces que tengo más miedo a este examen. Supongo que porque temo que, si lo suspendiese, no tendría espíritu para continuar con esto. Aunque nunca se sabe de lo que uno es capaz. Pero, en cualquier caso, como decía Mery el otro día, si lo hemos aprobado en otras ocasiones, lo normal es que volvamos a hacerlo. Y eso es lo que tenemos que pensar. 
De verdad, estoy deseando que sea día 20 a las 13 horas y haber salido con una buena sensación del examen. 




Por cierto, ¿os acordáis del cretino del que os hablaba hace unos días? Pues ahora al subir mi hermana de la calle me ha dicho que se lo ha vuelto a encontrar y, por lo visto, el tío está preocupadísimo por mí. La ha parado por la calle y, como hace siempre, sin decir ni "hola", la ha asaltado preguntándole  

"Oye, ¿tú eres la hermana mayor o la mayor es esa que estudia Judicaturas?"

Mi hermana, intentando largarse todo el rato, le ha contestado que la mayor era yo y él ya ha empezado, como el otro día a "preocuparse" por mí.

"Pues a ver si aprueba de una vez... Porque me he enterado de que todavía no ha aprobado el segundo... ¡Y si no que se lo deje!" 

Mi hermana le ha dicho, básicamente, que ese era el plan: aprobar, y que después del tiempo invertido no iba a tirar la toalla ahora que, precisamente estaba a punto de aprobar el siguiente examen. Pero el tío ha insistido... 
"¿Y si suspende qué va a hacer? ¿Lo dejará ya?... La verdad es que ya se podría haber metido en Registros o en Notarías, que con eso sí que se gana dinero..."

Siento insistir, porque ya lo dije en la entrada anterior: ¡pero me sientan como un tiro sus impertinencias! Y más que te las suelte así, directamente, con su tono irónico y chulesco, sin saludar siquiera. Y si, encima, está sentado con su corrillo de amigos, ya parece que se muere de gusto: tú pasando por delante y él ahí sentado diciéndote la sandez que se le ocurre. Porque es que este hombre siempre se ha creído con derecho a apabullar a todo el mundo, no es nuevo. Y me jode profundamente que se meta en mi vida y que opine sobre ella delante de quien se le ocurra.  Hoy se lo ha dicho a mi hermana, el otro día soltó todo lo que soltó estando delante mi primo (al que no conoce de nada y ni siquiera sabía quién era, pero el soltó todo lo que quiso).
No creo que me lo encuentre, porque estos días voy a pisar la calle más bien poquito, pero como está tan desocupao (o eso parece porque, si no, no me explico que le preocupe tanto mi vida), no me sorprendería volver a coincidir con él cuando bajo a la perra. Y, si me lo encuentro y se le ocurre comentarme algo sobre mí, mi oposición, mis suspensos o mi futuro en caso de suspender, con el mal humor que tengo estos días, creo que esta vez, no me va a salir la sonrisita y la buena cara de siempre, sino que acabaré por decirle que no se meta donde no le llamen. A ver si así, por lo menos, dejo de oirle decir tonterías. Si quiere, que las diga cuando no esté yo, pero que conmigo se las ahorre.
Pero ahora yo a lo mío: a estudiar. Y, desde luego, no para que el cretino de mi ex-vecino deje de dar por saco, sino porque NECESITO tener buenas noticias el domingo que viene. Como decía el otro día Mery, sí, el test es una criba, y hay que tener confianza en que vamos a volver a superarla. Pero, aun así, existe la posibilidad de tropezar, y, si no se pasa esa criba, no pasamos al siguiente round. Y, probablemente por la mala racha de los últimos meses, me da pánico no ser capaz de pasar a la siguiente fase. Y necesito, NECESITO DE VERDAD que vaya bien, hacer un mini descanso y volver con muchísimas fuerzas a estudiar para el primer oral. Porque este año tiene que ser EL AÑO. Nuestro año :) Y para eso el primer paso es que el test del domingo que viene salga bien.

Por cierto... antes de terminar, no quiero dejar de dar la enhorabuena otra vez a todos los que estáis aprobando el último examen, a los que ya habéis llegado al final. Y, muy especialmente, a todos aquellos que habéis estado tanto tiempo luchando por ello (Slate_Gull, después de TANTO esfuerzo, sara-la-opositora, Hesse y tantos otros...) Con tu permiso, sara-la-opositora, cito algo que dijiste ayer en el foro que me encantó leer, porque me resulta esperanzador y pienso que puede serlo también para otros compañeros:

"Slate, soy una chica de 32 años. He dedicado 9 a opositar... He pensado mucho en tí antes del examen y has sido una inspiración, me has enseñado el camino... Gracias por todo compi!!!! somos unos sobrevivientes. 
A quienes estéis leyendo esto: si te consideras un opositor veterano, las fuerzas te fallan a rachas, quiero que sepas que yo también he pensado que no lo iba a conseguir. Así que debes saber que... aún pensando eso, si sigues esforzándote, estudiando, resumiendo, leyendo... lo vas a lograr. No todo es temporal y tempestad. No seas tu peor e implacable juez. No te autosabotees". 

Realmente, aunque a veces resulte duro ver cómo el tiempo pasa y parece que todos van aprobando menos tú, el ver aprobar a los compañeros anima, porque significa que se puede conseguir. Pero, sobre todo, cuando ves que alguien consigue su sueño después de tanto esfuerzo, tantos, tantos años... y después de caer y volver a levantar tantas veces, es más que alentador.


¡Muchísimo ánimo a todos con la semana! Porque queda exactamente eso: una semana para que haya pasado el test.

¡Un abrazo a todos!


Quién escribe

Mi foto
Pichús
Durante los últimos años, OPOSITORA A JUDICATURAS (¡ojalá que por poco tiempo!). Pero en los ratos libres intento seguir siendo YO.
Ver todo mi perfil

"Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. Cuando por los años no puedas correr, trota. Cuando no puedas trotar, camina. Cuando no puedas caminar, usa el baston. ¡Pero nunca te detengas!" (Teresa de Calcuta)


"A la larga el éxito es más fácil que el fracaso. Sencillamente, consiste en saber lo que se quiere, en saber hacerlo y en tener la persistencia y la determinación de lograrlo" (B. Bailey)


"Si puedes soñarlo, puedes hacerlo" (Walt Disney)


"Si piensas que puedes, tienes razón y si piensas que no puedes, también tienes razón."


"El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños" (Eleanor Roosvelt)


"El mayor peligro para la mayoría de nosotros no es que apuntemos demasiado alto y no demos en el blanco, sino que apuntemos demasiado bajo y acertemos" (Miguel Ángel)


"No podemos descubrir nuevos océanos a menos que tengamos el coraje suficiente para perder de vista la costa" (Anónimo)


"Los muros existen por alguna razón. Y no es para mantenernos fuera, sino para darnos la oportunidad de demostrar hasta qué punto queremos algo. Y para frenar a quienes no lo desean suficientemente." (Randy Pausch)

¿Alguien me lee?

Se ha producido un error en este gadget.

Quiénes vienen por aquí